A falta de que de comienzo el turno de preguntas, el discurso de Bernanke ante el Congreso estadounidense no ha decepcionado.  El "hombre más importante del momento" para los mercados ha dicho lo que esperaban los expertos y lo ha hecho con la cautela que se anticipaba.  “Con el desempleo aun en niveles altos, la inflación muy por debajo del objetivo a largo plazo, una política muy acomodaticia sigue siendo adecuada para el futuro próximo”, ha afirmado el presidente de la Reserva Federal. 
Ante esta declaración las bolsas han reaccionado con tímidas subidas y el bono a 10 años continúa cayendo ligeramente.  (Quizá le interese: el futuro del Treasury en manos de Bernanke)

Sin embargo el presidente tampoco ha querido cerrarse a la posibilidad de que la política cambie y ha afirmado que todo dependerá de la evolución de las condiciones económicas del país. Si el entorno mejorase mejor de lo previsto –inflación, pib y empleo-, las compras de activos se reducirían de forma más rápida. Si nos enfrentamos a la situación contraria, la compra de activos se mantendría durante más tiempo al ritmo actual. De hecho, Bernanke ha dicho que si fuera necesario podrían a llegar a incrementar ese programa.  (Quizá le interese leer: Bernanke lo da, Bernanke lo quita)

Era lo que los inversores habían estado esperando, que el presidente de la Reserva Federal reiterase que aun no ha llegado el momento para comenzar a retirar los estímulos. Y todo tiene una explicación.

Lo decía Bernanke en su discurso: “la recuperación económica mantiene un ritmo moderado en los últimos trimestres a pesar de las condiciones creadas por la política fiscal de la Reserva Federal”.  (Ver discurso)

El presidente de la FED también ha hablado de la importancia de la recuperación del sector de la construcción en los últimos meses, que sigue creciendo pese a las recientes subidas de los precios de las hipotecas. En el discurso ha afirmado  la actividad seguirá creciendo, aunque asegura que la autoridad monetaria se mantendrá vigilante por la importancia que tiene en la creación de empleo.

Mercado de trabajo

En este sentido, Bernanke ha afirmado en un discurso que estaba disponible en la página de la Reserva Federal previamente, que el mercado de trabajo sigue evolucionando favorablemente de forma gradual. En la actualidad la tasa de paro está en el 7,6%, una situación que el presidente de la institución asegura que sigue sin ser “satisfactoria”.

Otro de los temas que sigue preocupando a la Reserva Federal es la inflación y a ella se ha referido el presidente de la autoridad monetaria. Considera que sigue estando por debajo del objetivo a largo plazo del 2%. De hecho, Bernanke ha asegurado que “continuarán vigilando esta situación y actuarán de la forma que consideren necesaria para conseguir que los precios se alcancen ese objetivo”.

Previsiones de crecimiento

Bernanke ha recordado las previsiones de crecimiento económico que ha hecho la institución. Según estas estimaciones el PIB comenzará a coger ritmo en la última parte del año hasta alcanzar un rango de entre 2,9% y el 3,6% en 2015. Esta cifra permitiría que el desempleo bajara hasta un rango de entre el 5,8 y 6,2% en el último trimestre de 2015. En ese momento, además, se supone que la inflación habría alcanzado los objetivos fijados.

Sigue habiendo riesgos

Sin embargo, Bernanke asegura que ante el moderado ritmo de crecimiento de la economía estadounidense la hace más vulnerable a posibles riesgos, como  una nueva desaceleración a nivel global.

Ben Bernanke ha recordado que la Reserva Federal actúa fundamentalmente a través de dos herramientas, los tipos de interés, que no tienen espacio para seguir bajando ya que están próximos a cero y la compra de activos, que actualmente rondan los 85.000 millones de dólares al mes.

Es importante que en su discurso el presidente ha reconocido que mientras que el mercado laboral no mejore de manera sustancial seguirán con su programa de compra de activos. De hecho, ha apuntado que aunque las compras se paralicen en un momento dado, la Reserva Federal seguirá manteniendo los títulos en su balance. En cuanto a los tipos de interés, Bernanke ha afirmado que siguen creyendo en un entorno de tipos cercanos al cero.