El primer ministro electo de Italia, Silvio Berlusconi, dijo el jueves que se sentiría feliz de conversar con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, sobre la oferta de Air France-KLM por Alitalia si el acuerdo garantizase un trato igualitario para las aerolíneas. Antes de obtener la victoria el lunes en las elecciones generales, Berlusconi confesó que se oponía a la oferta franco-holandesa y que quería que empresas italianas asumieran el 49,9 por ciento de la participación del Estado en la deficitaria Alitalia. Desde entonces, Berlusconi ha ablandado su postura. "Creo que la próxima semana celebraré una reunión con el Gobierno para evaluar las opciones que tenemos sobre la mesa", dijo Berlusconi a la prensa mientras partía de Roma a Cerdeña para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin.