El banco de inversión alemán Berenberg le da un ‘soplo’ de aire a Telefónica. La compañía de telecomunicaciones no está teniendo un buen año en el Ibex 35 que sube un 3,4%, y la firma germana cambia su recomendación de ‘mantener’ hasta ‘comprar’ y además le da un potencial alcista del 30%, ya que eleva su precio objetivo de los 11,7 euros hasta los 10,1 euros por acción.

Las acciones de la compañía que preside José María Álvarez-Pallete cotizan este miércoles a 9,1 euros y suben un 1,62% e impulsan al selectivo español hasta los 10.272 puntos con una revalorización del 0,8%.

Los analistas de Berenberg apuntan que el cambio en la dirección de Telefonica también trae consigo una nueva estrategia corporativa en cuanto a fusiones y adquisiciones, y destaca la llegada de Laura Abasolo como directora de Finanzas y Control de Telefónica. "Creemos que es probable que Telefónica tenga ahora menos apetito por las operaciones corporativas y destacamos el sólido flujo libre de caja. Por lo tanto, la reducción del apalancamiento es una historia más creíble de lo que lo ha sido en el pasado", comentan los expertos.

Uno de los aspectos que más preocupación ha despertado en los últimos meses a los inversores es la elevada deuda financiera que acumula la ‘teleco’ en los 48.780 millones de euros, por lo que podría vender su filial británica O2 o deshacerse de una mayor posición de su filial de infraestructuras Telxius, tras la venta en febrero de un 40% de su participación al fondo de capital riesgo KKR por 1.275 millones de euros.

En cuanto a la competencia que tiene la ‘teleco’ en España, los expertos de la firma alemana tienen confianza en Telefónica y le restan potencial a MásMóvil. "MásMóvil está ganando una cuota justa de clientes y no presenta un perfil similar al modelo de Telefónica: no tiene el foco en la tecnología ni ningún contenido ni plan de negocio en banda ancha”, explican desde Berenberg.

Los analistas, además, ven muy atractivo el negocio que Telefónica tiene en Brasil, Vivo. "Brasil es claramente el activo más interesante que posee Telefónica en Latinoamérica. Creemos que la rentabilidad de Vivo continuará en los próximos trimestres”, indica.

El precio objetivo de las acciones de Telefónica se sitúan ahora mismo en los 10,41 euros por título, por lo que tiene un potencial del 14,1%, según el consenso de los analistas que siguen la cotización de la ‘teleco’ que recoge Reuters. 17 de los analistas que siguen su comportamiento bursátil recomienda comprar sus acciones, 14 mantener y 4 vender. Las acciones de la compañía cotizan a 2,4 veces su valor en libros, mientras que en junio de 2016 cotizaban a 2,2 veces, por lo que la evolución bursátil ha sido moderadamente positiva.

Los bajistas están en retirada

Este miércoles también se ha conocido que tras la ampliación de capital anunciada el pasado jueves para poder hacer frente a un vencimiento de 1.500 millones de euros en bonos convertibles las posiciones cortas que tenía en su accionariado están en plena retirada. Los fondos bajistas Boussard & Gavaudan y Och-Ziff Management Europe han pasado de tener un 1,6% y un 0,5% del capital de la operadora a tener una posición del 0,13% y el 0,04%, respectivamente.

Según el registro de posiciones cortas que recoge la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el mayor fondo bajista en la actualidad en el capital de la empresa que dirige Álvarez-Pallete es BNP Paribas que tiene un 1,11% de las acciones de Telefónica. Entres las tres firmas suman actualmente un 1,28% del capital de la operadora lejos del 3,3% que tenían hasta el 15 de septiembre, equivalente a más de 1.600 millones de euros.

Tanto Boussard & Gavaudan como Och-Ziff eran algunos de los principales tenedores de bonos de la emisión que hizo Telefónica en 2014, con el objetivo de cubrir su presencia en esta operación que sirvió a la ‘teleco’ para comprar la compañía alemana E-Plus.