Es de "capital importancia" que los 16 países que usan el euro cumplan sus promesas de reducción de déficit mediante una acción real, dijo el Banco Central Europeo en su boletín mensual de febrero. El banco además advirtió de que los "elevados niveles de déficit público y deuda suponen una carga adicional para la política monetaria y minan el Pacto de Estabilidad y Crecimiento como pilar clave de la Unión Económica y Monetaria".
El Pacto de Estabilidad y Crecimiento en tiempos normales limita el déficit público de los estados miembros al 3% del producto interior bruto. Sin embargo, esta exigencia se suspendió por la crisis financiera debido a que los Gobiernos destinaron enormes cantidades de dinero de sus contribuyentes a apoyar los dañados sistemas bancarios y luego para incentivar la demanda.

Todos los estados miembros han presentado planes para reducir sus déficit públicos a niveles inferiores al 3% del PIB en 2013. Sin embargo, las iniciativas de los países de la zona euro más afectados por la crisis no han sido suficientes para convencer a los mercados financieros y la rentabilidad de los bonos estatales en esos países ha subido bruscamente por las fuertes ventas de las últimas semanas.