El Banco Central Europero, BCE, cree que la actividad económica se mantendrá débil el resto del año, no obstante, prevé tasas de crecimiento intertimestral positivas hacia mediados de 2010. El BCE considera que las medidas adoptadas en las principales zonas económicas podrían favorecer el crecimiento mundial.