Con los tests de stress sobre la mesa, ¿han quedado las desvergüenzas de la banca española al descubierto? Lo cierto es que hay quien duda de la fiabilidad de estas pruebas y, muestra de ello es que las financieras europeas continúan en horas bajas. Eso sí, las perspectivas a futuro son, cuanto menos, halagüeñas pero hay que ser selectivos.

El sector financiero español se vanagloria viendo los resultados de los tests de stress: sólo 5 entidades, de las 6 que el mercado descontaba, suspendieron y, de hecho, ninguna de ellas tendrá que revalidar su examen en septiembre puesto que los 1.564 millones que necesitarían para llegar al 5% de core capital están en balance o cerca de estarlo. A pesar de que esto podría dejar un buen sabor de boca, no todo está solucionado para los bancos cotizados o futuros cotizados. En la sombra está el tema rey del mes: la deuda soberna europea pues, como explica Álvaro Blasco, director de Atlas Capital, “no se contemplan los niveles de deuda de los bancos en los tests de stress y, si encima el problema en estas entidades viene por ello, pues resurgen las dudas”. Con Grecia en la UVI el Eurogrupo emplaza su revisión al jueves, hasta entonces la incertidumbre está servida, especialmente en las entidades que más deuda helena tienen en sus manos. Entre BBVA, Santander, Bankia, Banca Cívica, Cajastur y Banco Pastor tienen 442 millones en bonos.

La inversión en bancos a corto plazo sólo es apta para los más arriesgados. Estos inversores, según José Luis Cava, analista independiente, “están aprovechando que los bancos tienen un problema de estrechamiento de los márgenes y que la economía en general se está desacelerando. Por eso caen los bancos, no porque no sean solventes, si no porque van a ganar menos, y eso es lo que están aprovechando muchos inversores para ponerse cortos aprovechando para ponerse”.

En cambio, en el horizonte medio-largo se vislumbra luz al final del túnel. De hecho, Javier Echeguren, gestor de Banif, cree que “los bancos españoles están baratísimos y deberían subir los primeros cuando el mercado rebote”. Así pues, Blasco dice que “es buen momento para entrar en financieros españoles que han quedado muy baratos, como BBVA y Santander y algunos medianos”.

Si finalmente optamos por entrar en los grandes del sector, no podemos perder de vista los niveles técnicos de referencia. “Santander y BBVA están haciendo un triángulo descendente y, la pérdida de los 7 euros por parte de Santander y los 6,75 por BBVA podrían dar una señal bajista muy poderosa”, indica Marc Ribes, director de Activo Trade en Madrid.

En breve el sector ofrecerá otras dos alternativas de inversión, Bankia y Banca Cívica. Bankia saldrá el miércoles a cotizar a 3,75 euros por acción, un 15% menos del mínimo que se había fijado como objetivo (5,05 a 4,41 euros por título). Con el precio sobre la mesa, Javier Flores, analista de Dracon Partners EAFI, comenta que "se ha visto que las primeras valoraciones no reflejaban la situación. Y sin embargo, y a pesar del descuento, quién quiere Bankia teniendo a Santander y BBVA por debajo de 7 euros. El sector de las cajas no está entre nuestras recomendaciones."