La culpa, de los bancos. La penalización del 0.89% sufrida por la bolsa española – que cerró en los 8490 puntos- se debió en parte a las fuertes caídas que vivieron BBVA y Banco Santander. Y no sólo ellas. El resto del sector financiero vivió penalizaciones superiores al 1.5% en la sesión. Un comportamiento que contrastó con la fuerte subida de Repsol – en torno al 4%- el día que el gobierno argentino negó que vaya a nacionalizar YPF. En el mercado de divisas, el euro de nuevo sufriendo frente el dólar, en las 1.32 unidades.
Resuenan al cierre de la sesión las palabras del mandatario de la Reserva Federal, Ben Bernanke admitiendo que "la continuación en la  subida de los precios del crudo puede desacelerar su crecimiento". Una 'obviedad' que hay que tener en cuenta pues Bernanke "no da puntada sin hilo  y donde antes decían que mantendrían los tipos de interés en niveles bajos, ahora parece que están reculando", reconoce Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets. En Europa, y desde el punto de vista económico, si ayer le tocó al mercado de deuda español, hoy fue el Tesoro portugués el que tuvo que enfrentarse a la colocación de deuda. En total colocó 1992 millones de euros en letras a cuatro y doce meses, en una subasta en la que contó con una fuerte demanda y bajó la rentabilidad su nivel más bajo desde noviembre de 2010.

De Portugal precisamente llegó la noticia de Sacyr Vallehermoso, porque el próximo 10 de abril dejará de cotizar en la bolsa de Lisboa, como consecuencia de la integración de la constructora lusa Somague. Una noticia que no sentó r bien a la cotización de la constructora, que ceduió un 0.15% y cerró en los 2.72 euros.

Eso sí, lo más llamativo fue el recorte que experimentó el sector financiero. BBVA sufrió una penalización del 2.9% que le llevó a los 6.49 euros. Santander descontó un 2.4% y marcó en los 6.23 euros su último precio. Banco Popular perdió un 2.3%, hasta los 3.01 euros. Hoy la entidad lanzó una emisión de cédulas hipotecarias a cinco años por un valor mínimo de 500 millones de euros. Se trata de la primera emisión desde el pasado mes de octubre y que podría concluir, según fuentes del mercado, con la colocación de unos 700-800 millones de euros. Caixabank sufrió una pérdida del 1.8% en el precio de sus acciones en tanto que Bankia o Banco Sabadell descontaron más de un punto porcentual de su cotización, hasta los 2.95 euros y los 2.32 euros, respectivamente. Bankinter cerró la sesión con caídas del 0.7%, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 4.74 euros.

Sin embargo, las mayores subidas se las llevó Repsol. La petrolera hispano argentina subió un 4.2% celebrando las declaraciones del gobierno argentino negando que vaya a nacionalizar la filial argentina, YPF. A pocos pasos, Gas Natural sumó un 1.11% e Inditex subió un 0.6% el día que anunció un beneficio de 1932 millones de euros a cierre de 2011, un 12% más que en el ejercicio precedente y elevó sus ventas un 10%, hasta los 13.793 millones. Además el consejo de dividendo ha acordado proponer un dividendo por acción de 1.80 euros, lo que supone un incremento del 12.5%.

Entre los pesos pesados restantes, Telefónica tampoco consiguió cerrar en terreno positivo. Las matildes descendieron un 0.6% y cerraron en los 12.91 euros. Iberdrola cotizó con pérdidas del 1.31%, hasta los 4.53 euros.