BBVA ha culminado el proyecto de integrar en el banco su negocio centrado en la población inmigrante al cerrar las 15 oficinas que aún mantenía abiertas su filial Dinero Expres, informaron hoy fuentes financieras. El pasado año, BBVA decidió cambiar el modelo de su negocio con el segmento inmigrante y cerró 115 oficinas de las 130 que tenía de Dinero Express para unificar su negocio en el propio banco. Los cerca de 100 empleados afectados por los cierres realizados el pasado año han negociado con la entidad su reubicación o su salida del grupo, entre las varias opciones que se les planteó desde el banco, explicaron fuentes financieras.