El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ha propuesto la creación de un fondo de ayuda agrícola de 1.000 millones de euros (unos 1.600 millones de dólares) para la agricultura de los países en desarrollo, en respuesta a la crisis alimentaria mundial. "La Unión Europea puede dar un impulso a la agricultura en los países en desarrollo", señaló Barroso en una rueda de prensa celebrada poco antes de la inauguración de la Cumbre del G8 que tiene lugar en la isla de Hokkaido, al norte de Japón. La crisis alimentaria será uno de los asuntos que los líderes del G8 abordarán durante la Cumbre, a la que asiste la UE, que participa cada año, y sir ser miembro tiene los mismos derechos y obligaciones que las ocho país que lo integran.