Las comunidades autónomas y los ayuntamientos tendrán que realizar una reducción del gasto de 50.000 millones de euros, similar a la anunciada por el Gobierno, "para soportar una parte del ajuste presupuestario en proporción al déficit que han contribuido a generar", según los cálculos del economista y catedrático emérito de la Universidad Autónoma de Madrid, José Barea.