Barclays sopesa la posibilidad de acogerse al plan del Gobierno británico que asegura los activos tóxicos de la banca antes de la fecha tope del 31 de marzo. Los directivos del banco británico analizan las condiciones negociadas anteriormente por el Ejecutivo con el banco Lloyds para asegurar con dinero público activos por un total de 260.000 millones de libras (288.600 millones de euros). Barclays fue avisado este lunes de que sus libros serán sometidos a un examen muy minucioso por el ministerio de Finanzas, informa hoy el Financial Times, según el cual hay signos de que el banco tendría que pagar una factura superior a la esperada por acogerse a ese mecanismo gubernamental. El periódico cree que si Barclays decidiese finalmente recurrir al Gobierno, pediría garantías sólo para una pequeña cartera de activos y confiaría además en pagar la prima que exige el Gobierno en efectivo en lugar de en acciones. Sin embargo, el equipo del ministro de Finanzas, Alistair Darling, insiste en que no se limitará a analizar los activos que se le pedirá asegurar, sino que querrá ver todos los libros del banco para estudiar su fortaleza y su capacidad de concesión de nuevos créditos.