Los expertos de la entidad financiera observan una evolución positiva en algunas áreas de negocio tan importantes para la operadora española como Brasil, y creen que ahora es más probable la desinversión en O2. Por eso han mejorado su recomendación hasta comprar y han elevado el precio objetivo.

Los expertos afirman que “la actividad de Telefónica confirma su mejora en áreas tan relevantes como Brasil, donde se acelera, y el resto de Latam, donde frena su deterioro. El OIBDA crece a buen ritmo y la deuda cae. La desinversión en O2 parece ahora más probable y ayudará a reforzar las mejoras ya emprendidas. Con ello, el balance gana solidez y permite anticipar la sostenibilidad de una atractiva política de remuneración al accionista. La rentabilidad por dividendo queda alrededor del 5,0%”.

Por esa razón han mejorado la recomendación a comprar desde neutral y a elevar el precio objetivo hasta 10,64 euros por acción, lo que le otorga un potencial de un 35% desde los niveles actuales de cotización.

En el informe indican que “se trata de una recomendación oportunista por la mejora de las variables comentadas. No hay que olvidar la fuerte corrección sufrida por la acción recientemente. Nuestra recomendación podría convertirse en un Comprar con perspectiva a largo plazo si las cifras continúan mejorando y el timing de mercado acompaña”.

Deuda

Además de la evolución positiva de Latinoamérica, en Bankinter ven más posibilidades de que Telefónica haga realidad lo que todos los expertos le piden desde hace años, que reduzca su apalancamiento y eso pasará, sin duda, por la venta de su unidad británica, O2. Estos expertos apuntan que este escenario parece cada vez más factible. “Especialmente tras el desbloqueo de la subasta de frecuencias en Reino Unido. Con ello, la operación podría producirse antes de verano”. Creen que Telefónica podría conseguir entre 3.000 y 4.000 millones de euros por una participación del 40%.

En su opinión esta desinversión se articulará a través de una OPV en varias etapas. “Con ello, la Compañía varios objetivos, uno de ellos será fortalecer su balance y mantener una política de remuneración al accionista atractiva y sostenible”. En 2018 su rentabilidad por dividendo rondará el 5%, una cantaidad “nada despreciable teniendo en cuenta el actual nivel de tipos”, indican y esperan que se acerque al 6% en los próximos años.

Además, consideran que esta rebaja del apalancamiento alejará la espada de Damocles de una rebaja de rating y así evitar un repunte del coste de financiación.

“Estos factores se unen a la fuerte (en nuestra opinión excesiva) corrección del valor, que cotiza cerca de mínimos de las últimas 52 semanas. Situación que ha provocado un gap importante respecto al Ibex 35”.

En lo que va de año, las acciones de Telefónica caen un 2,38% y cotizan en torno a 7,9 euros por acción. El consenso le da un potencial de revalorización de un 24% desde estos niveles. Los analistas se muestran muy divididos con respecto al valor, ya que 16 firmas apuestan por comprar, 12 por mantener sus títulos y tres aconsejan la venta.

Telefónica bankinter