Los bancos y Cajas de ahorros que conforman el sistema financiero español tienen una exposición a la deuda soberana nacional por importe de un total de 154.000 millones de euros, según la agencia de calificación Fitch, que cita datos del Banco de España. Esta exposición a deuda emitida por el Tesoro “no es pequeña” indicó el martes la directora de instituciones financieras de Fitch, Carmen Muñoz, durante una conferencia telefónica sobre la banca española ante diferentes escenarios hipotéticos de estrés
La exposición de bancos y Cajas de ahorros españoles a la deuda soberana emitida por Portugal e Italia asciende a 86.000 y 47.000 millones de euros, respectivamente, mientras que la deuda griega en la banca española es tan sólo de 1.300 millones de euros. La experta subrayó a preguntas de analistas que estas cifras de exposición de la banca a la deuda soberana son inferiores a la inmobiliaria española, de 445.000 millones de euros a finales de 2009, según el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Asimismo, la cartera crediticia total de la sistema financiero español se elevaba a 1,837 billones de euros al cierre del año pasado, lo que supone el 57% de los activos del sistema financiero español. De este importe, el 59% son hipotecas.

Tras desgranar un informe que ve “más que suficiente” el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para cubrir una potencial pérdida crediticia del sistema financiero español en un escenario muy negativo, Muñoz explicó que las necesidad de capital de las Cajas es mayor que la de los bancos. Aunque el nivel de reservas de las Cajas de ahorros es superior al de los bancos, sus necesidades de capital son mayores por su exposición al ladrillo, los activos inmobiliarios adjudicados por impago y la menor base de capital. “Hay bastante diferencia”, dijo Muñoz, que también consideró significativa la dispersión de necesidades dentro del propio sector de las Cajas, tal y como ponen de manifiesto la brecha de ‘ratings’ asignados, desde la calidad superior del de la Caixa a las notas de ‘BB+’ de las intervenidas Caja Castilla-La Mancha (CCM) y Cajasur. En este sentido, desde la firma de análisis recalcaron que hay varias Cajas de ahorros que cuentan en la actualidad con una calificación de ‘BBB’ y que presentan exposición inmobiliaria concentrada en determinadas empresas.

FUERA INTERFERENCIAS POLÍTICAS.

En cuanto a la reforma de la Ley de Cajas publicada hoy por el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que entra en vigor mañana, Muñoz calificó de positivos los cambios aplicados en caso de que logren despejar las influencias políticas sobre estas entidades. Las interferencias políticas “han eclipsado” en ocasiones el sentido económico en las Cajas de ahorros, consideró la experta, para quien es importante alejar dichas interferencias para facilitar a las Cajas captar capital en los mercados. Para que las Cajas de ahorros puedan respirar en el futuro escenario de crecimiento económico lento, será clave su capacidad de captar capital, insistió Muñoz. También será importante, tanto para bancos como para Cajas de ahorros la publicación de las pruebas de estrés, porque arrojarán luz sobre las pérdidas esperadas y el nivel de morosidad del sistema financiero español. “Es vital restaurar la confianza”, sostuvo la analista.

www.lacartadelabolsa.com