Bancos y cajas de ahorros han cerrado en España un total de 1.345 oficinas hasta septiembre en tasa interanual, hasta un total de 44.362, lo que supone retroceder al número de sucursales existentes hace dos años.