El Banco Santander obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.255 millones de euros en el primer semestre, un 29% más que en el mismo periodo de 2012

Este resultado semestral prácticamente iguala al obtenido en todo 2012, que fue de 2.295 millones de euros.

La tasa de morosidad del grupo Santander se situó en el 4,92%, una décima más, afectada por España, donde crece 0,64 puntos, hasta el 4,76%, según ha explicado la entidad, que ha resaltado además que Latinoamérica ha aportado el 51% del beneficio del Grupo, frente al 37% de Europa y el 12% de Estados Unidos.

Los ingresos caen un 8% en el primer semestre, hasta 20.610 millones. Cuatro puntos de caída se deben a la depreciación del real brasileño, la libra y el dólar. En el segundo trimestre ya hay una ligera mejora de ingresos. Los costes, mientras, crecen un 3,3% en el semestre, incluyendo un cargo extraordinario de 270 millones por costes de reestructuración en Polonia y España realizado en el segundo trimestre.