Santander ofrece a los minoristas de Popular la entrega, sin desembolso alguno por su parte, de bonos que darán derecho a un cupón efectivo discrecional y no acumulativo a un tipo interés nominal anual del 1% pagadero trimestralmente. Serán obligaciones perpetuas, con 100 euros de valor nominal, y que se podrán amortizar a partir de los siete años, previa autorización del BCE.

Tras la resolución de Banco Popular y su posterior venta a Banco Santander, que dejó a los accionistas de la primera entidad sin nada, el banco cántabro ha iniciado una “acción comercial” dirigida a los minoristas (quedan excluidos los institucionales) que tuvieran títulos adquiridos entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016.

También determinadas emisiones de obligaciones subordinadas podrán recuperar, si cumplen determinados requisitos y límites, gran parte de su inversión. En concreto, aquellas computables como tier 2 de las colocaciones de 29 de julio de 2011 y 14 de octubre de 2011 (códigos ISIN ES0213790019 o ES0213790027) de Banco Popular. 

Y en ambos casos, las mantuvieran depositadas en alguna de las redes de ambos bancos en el momento de la resolución.

Vea también: Los resultados empresariales nos sacarán de la atonía

La oferta consiste en la entrega al cliente, sin desembolso alguno por su parte, de lo que el banco denomina “bonos de fidelización”, que darán derecho a un cupón efectivo discrecional y no acumulativo a un tipo interés nominal anual del 1% pagadero trimestralmente. Serán obligaciones perpetuas emitidas por Banco Santander, con 100 euros de valor nominal, y que se podrán amortizar a partir de los siete años a voluntad de la entidad, previa autorización del Banco Central Europeo (BCE). Cuando se produzca su ésta, el titular recibirá el 100% del valor nominal del bono de fidelización.

El importe nominal máximo a entregar de estos valores negociables será, en el caso de las acciones, y con determinados límites, el equivalente a la inversión realizada por cada cliente en el citado periodo. En el caso de las obligaciones subordinadas, será la diferencia entre el importe invertido en estos títulos menos los intereses percibidos.

Vea también: Aumenta el momento positivo; aunque no será tan abultado como se espera

En ambos casos, tienen que haberlas mantenido depositadas en el Grupo Popular o Santander en la fecha de la resolución del banco y el importe a entregar dependerá de la inversión que realizaron. Los que invirtieron hasta 100.000 euros recibirán la totalidad; para el tramo entre 100.000 y 500.000, el 75%; y para el tramo entre 500.000 y un millón, el 50%. Todas estas cantidades son acumulativas.

Se estima que el valor nominal máximo a emitir de “bonos de fidelización” será de aproximadamente 980 millones de euros.

El 99% de los clientes y empleados de Banco Popular que compraron acciones de la entidad entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016 realizaron inversiones inferiores a 100.000 euros, por lo que gran mayoría recibirá bonos por el importe total que invirtió.

Vea también: "De los sobresalientes técnicos del Ibex, Bankia es la que mejor aspecto tiene"

Rodrigo Echenique, presidente del Banco Popular y vicepresidente del Grupo Santander, señala: “En reconocimiento a la lealtad de los clientes que invirtieron en Banco Popular, hemos querido poner en marcha esta acción voluntaria con el fin de reforzar nuestra relación con ellos, responder lo mejor posible a sus necesidades financieras y seguir adelante con el trabajo de integración que tenemos por delante”.

Quedan excluidos de esta acción comercial los miembros del consejo de administración de Banco Popular hasta su resolución, las personas vinculadas a dichos consejeros y los accionistas que, individual o concertadamente, hayan tenido participación significativa en Banco Popular declarada en la CNMV.

Vea también: Dos acciones del Euro Stoxx 50 para un rebote

El coste máximo derivado de esta acción de fidelización en el momento de su concesión se estima en aproximadamente 680 millones y no tendrá impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias ni impacto adicional en el capital, al haberse incluido en los ajustes de primera consolidación de Banco Popular.

Para beneficiarse de estos bonos de fidelización, los clientes tendrán que renunciar a emprender acciones legales contra Grupo Santander, sus administradores, directivos y empleados. Además, tendrán que mantener, cuando se entreguen los bonos de fidelización, una relación comercial equivalente con el banco a la que tenían en el momento de adquisición de las acciones o de las obligaciones subordinadas.

La operación está sujeta, en todo caso, al efectivo registro del folleto informativo en la CNMV y a la autorización por las autoridades de Defensa de la Competencia de la adquisición de Banco Popular por Banco Santander.

Vea también: "BBVA y Santander tienen figuras interesantes, y Telefónica podría repuntar"