El banco central de Noruega sorprendió el miércoles al mercado al subir las tasas de interés por segunda vez consecutiva, al 1,75%. La entidad destacó el repunte de la actividad económica y un panorama menos incierto para 2010. Tras el anuncio, la corona noruega se fortaleció frente al euro y al dólar.