El grupo británico de defensa BAE Systems, que en 2008 facturó por 32.400 millones de dólares, se convirtió en el mayor fabricante de armas del mundo, desplazando del primer lugar al estadounidense Boeing, según la clasificación dada a conocer el lunes por el Instituto Internacional de Investigación por la Paz (SIPRI). Es la primera vez que un grupo no estadounidense ocupa el primer lugar de la lista de los 100 principales fabricantes de armas del mundo establecida anualmente por el SIPRI, que no toma en cuenta a los grupos chinos.