La incertidumbre y el riesgo se ciernen sobre Europa. EE.UU. tampoco ofrece mucha más confianza a los inversores, visto que su crecimiento va con el pedal de freno pisado y muy relacionado con el Viejo Continente. Hasta ahora, los emergentes, han tirado del carro, y lo seguirán haciendo. Por ello, su atractivo para el inversor no se ha agotado, especialmente en la región asiática. Además, los previsibles giros hacia una política más acomodaticia que apoya la actividad económica y la generación de valor en China prometen dar paso al resurgimiento de su renta variable.

Llevamos años hablando de emergentes como si fueran el pozo de rentabilidad inacabable. Primero América Latina y ahora Asia brindan oportunidades de inversión en renta variable a través de fondos que Europa y EE.UU. no pueden igualar. De hecho, William Morgan, responsable de estrategia growth fuera de EEUU de UBS Global AM, señala que, en comparación a la última crisis económica, los mercados emergentes han mostrado una mayor resistencia gracias a sus beneficios y considera que “Asia, y particularmente China, es la región más fuerte dentro del mundo emergente es decir, aquella con mayor capacidad de crecimiento y el motor de la rentabilidad es el crecimiento de los beneficios”.

Además, desde Carmignac, firmes defensores de la inversión en emergentes, afirman que, si bien, “los emergentes no se librarán totalmente de los problemas que afectan a los mercados de las economías desarrolladas, la reversión de la política monetaria será el catalizador para estos mercados”. Para la casa de fondos gala, “cuando China decida esa reactivación con la bajada del ratio de reservas obligatorias de los bancos, la amplitud y la diversidad de los márgenes de maniobra de los que disfruta contribuirán a una sólida recuperación que irá acompañada en gran medida por los mercados de renta variable, cuyas revalorizaciones han llegado a los mínimos de 2008, lo que supone mínimos cada vez más atractivos para los inversores”.

Ante una esperable política económica china más acomodaticia, favorecedora de la creación de valor, la renta variable sería la gran ganadora. Por ello, Ángel de Molina, director de análisis de Tressis, considera que, cualquier cartera moderada que se tercie debería tener un peso destinado a Asia.

En las quinielas de todos los expertos consultados está el fondo Templeton Asian Growth, un fondo calificado con 5 estrellas por Morningstar que se centra en países del este asiático como China, Tailandia, Indonesia del sur y La India, y cuya cartera está compuesta por valores del sector consumo cíclico y materiales básicos. Las principales posiciones están en PetroChina, Astra International y Tata Consultancy Services.
Beatriz Franganillo, socia estratega patrimonial de Capitalia Familiar EAFI
, destaca de este fondo que “realiza la selección de valores a través de un proceso disciplinado, pero a su vez flexible, orientado al largo plazo. Su estilo de gestión es valor, es decir, intenta localizar compañías infravaloradas por el mercado, y su enfoque es bottom up, de abajo hacia arriba, no tiene en cuenta la macro en la selección de los valores. El equipo de mercados emergentes de Templeton está liderado por Mark Mobius, conocido por todos su dilatada experiencia en estos mercados”.


Fuente: Morningstar

Desde Fidelity defienden su fondoFidelity Consumer China, el cual, como explica Sebastián Velasco, director de Fidelity para España de Portugal y Latinoamérica, "se compone básicamente de empresas de consumo básico y discrecional, sanidad y seguros dejando de lado aquellos sectores que están más regulados como banca o telecomunicaciones esta composición de la cartera viene apoyada por la idea de que "la economía china va a empezar a apoyarse en el crecimiento del consumo por encima del de las exportaciones". Este fondo tiene escasa vida. La gestora Fidelity lo lanzó este mismo año y, de febrero a agosto acumulaba una rentabilidad del 8%. Sus mayores posiciones están en AIA Group y Tencent Holdings


Fuente: Morningstar

Céline Giffard, analista de Selfbank, también es partidaria de invertir en la zona de Asia Pacífico. Con una óptica de medio a largo plazo, recomienda apostar por fondos de renta variable relacionados con el consumo defensivo y la tecnología, como el Skandia Pacific Equity. La experta explica que “este fondo está gestionado por First State Investment desde 2003, una casa que llevan desde 1988 gestionando en esta región. Compra compañías baratas a 5 años vista, que tengan beneficios sostenibles y previsibles”. Su mayor posición está en Newcrest Mining, la mayor minera de la región australiana. “Esta posición le sirve de cobertura frente a la inflación y el oro también ofrece una alternativa a la renta variable”, dice la experta.


Fuente: Morningstar