El Consejo de Ministros ha aprobado la Ley que transpondrá a la legislación española la directiva sobre el Mercado de Instrumentos Financieros (MIFID), que permitirá prestar servicios de asesoramiento financiero tanto a empresas especializadas, como a personas físicas o jurídicas. Inicialmente, esta posibilidad había quedado reservada a entidades de crédito y a un nuevo tipo de firmas de servicios financieros (ESIS), las sociedades de asesoramiento financiero (AFI), que se unirán a las actuales sociedades de valores, las agencias de valores y las sociedades gestoras de cartera. Sin embargo, ante la demanda del sector, el Gobierno ha optado por permitir que también las personas físicas y otras compañías puedan prestar este servicio.