Ferrovial, a través de su filial de servicios británica Amey, es una de las cuatro empresas que Network Rail, sociedad titular y gestor de la red ferroviaria británica, ha contratado para realizar labores de mantenimiento en la red, según datos de la compañía recogidos por Europa Press. Se trata de un contrato de 95 millones de libras (unos 140 millones de euros) anuales. Los otros tres contratistas son Balfour Beatty, First Engineering y Jarvis. El contrato contempla trabajos de sustitución de vías, agujas y cruces ferroviarios en una zona comprendida desde el Oeste de Inglaterra, hasta el valle del Tamesis (incluyendo Marleybona) y la parte Occidental del centro del país (hasta la estación New Street en Birmingham).