El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, ha destacado el "éxito económico y político" que ha supuesto el euro y ha asegurado que sin la moneda única los países de la eurozona estarían sufriendo "mucho más" los efectos de las actuales turbulencias financieras. En el discurso de apertura del Foro Económico de Bruselas, que reúne a algunos de los principales dirigentes económicos de la Unión Europea (UE), Almunia ha subrayado la "estabilidad" y "protección" económica que el euro ha supuesto desde su introducción hace 10 años.
La moneda única ha convertido a los países del euro en una "gran zona de estabilidad macroeconómica", dijo el comisario, quien recordó la moneda que ha permitido a Europa superar "grandes impactos" a escala mundial como los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Almunia ha asegurado que el "enorme éxito" que ha supuesto el euro puede verse claramente hoy, en un momento complicado en la economía mundial. "No hay duda de que sin el efecto protector de la moneda única, estaríamos sintiendo de una forma mucho más fuerte los efectos de las actuales turbulencias financieras y de la subida de los precios del petróleo y de los alimentos". Nos perjudicaría aún más la debilidad del dólar Para Almunia, de no existir la moneda única, la actual debilidad del dólar estaría creando importantes problemas en las economías de la eurozona y "tendría un impacto serio en el comercio y las inversiones". El comisario ha recordado que el euro ha contribuido a mantener estable la inflación en los últimos años y confía en que, a pesar del actual repunte, ésta vuelva pronto a los objetivos fijados por el Banco Central Europeo (BCE). Sin embargo, Almunia ha reconocido que es necesario seguir trabajando para que la unión económica y monetaria alcance todo su potencial y pueda hacer frente a los desafíos que se presentan. El euro no ha cumplitos todos sus objetivos En este sentido, ha admitido que no todos los objetivos fijados cuando se introdujo el euro se han logrado, pues se ha registrado un crecimiento económico demasiado bajo en algunos países y la productividad se mantiene por debajo del nivel esperado. Además, ha recordado que se han mantenido importantes diferencias de inflación entre los países de la eurozona y no se han llevado a cabo todos los esfuerzos necesarios para introducir reformas estructurales. De cara al futuro, Almunia destacó la importancia de lograr una estrategia global de la eurozona para que ésta pueda hablar con una sola voz en los foros internacionales.