El comisario de Economía y Asuntos Monetarios, Joaquín Almunia, propondrá el próximo miércoles que la oficina estadística de la UE, Eurostat, que depende del Ejecutivo comunitario, pueda auditar las cuentas públicas de los Estados miembros con el fin de evitar que se reproduzcan escándalos como el de Grecia, que ha estado falseando durante años las cifras que transmitía a Bruselas. El Ejecutivo comunitario dictaminará además si el último plan anunciado por el Gobierno de Atenas para reducir el déficit y la deuda es suficiente para evitar el riesgo de quiebra o si por el contrario se requieren nuevas medidas de recorte del gasto y aumento de los impuestos.