En 2017, Almirall perdió 304 millones de euros, lo que contrasta con los 75,5 millones de euros que ganó en el ejercicio anterior. A pesar de ello, la compañía ha informado de que pagará un dividendo de 0,19 euros por acción, lo que supone el mimo importe que en el año anterior.

En un hecho relevante a la Comisión Nacional del mercado de Valores (CNMV) Almirall ha comunicado que sus ingresos totales alcanzaron los 756 millones, un 12% menos en comparación anual, debido a la disminución de las ventas netas, del 16%, mientras que otros ingresos aumentaron un 23%.

El ebitda, de 142 millones (o 22% de margen) disminuye un 37% debido al negocio en EEUU.

“La gestión del portfolio (I+D) y eficiencia operativa (gastos Generales y de administración) han supuesto ahorros importantes en los costes para reinvertir en los lanzamientos de nuevos productos”, ha destacado la compañía.

Almirall  propondrá a su Junta General de Accionistas, que se celebrará el próximo 10 de mayo, el pago de un dividendo de 0,19 euros por acción, el mismo importe que en 2017.

Para 2018, Almirall estima que los ingresos totales crecerán un digito porcentual en comparación con 2017, debido al crecimiento de las ventas netas de una cifra y la disminución de otros ingresos en doble dígito; mientras que espera un aumento del ebitda del 20%, impulsado por su negocio principal.