La aseguradora alemana ha visto mermadas sus ganancias correspondientes al primer trimestre del año. Allianz ganó un 43,7% menos, es decir, registró un beneficio neto de 900 millones de euros.

Allianz atribuye esta vertiginosa caída en sus cuentas a los costes que ha tenido que asumir la compañía a raíz de las catástrofes naturales, entre ellas, con especial incidencia el terremoto de Japón del pasado mes de marzo. Del total de gastos a los que Allianz tuvo que hacer frente relacionados con catástrofes naturales, casi la mitad corresponde a reclamaciones relacionadas con el terremoto y posterior tsunami nipón. La totalidad de los desastres naturales tuvo un coste para la compañía de 750 millones de euros, de ellos, 320 guardan relación con Japón.

La española Mapfre que ha también ha hecho este miércoles públicas sus cuentas ha registrado un aumento en su beneficio neto del 13,5%, a pesar de Japón que apenas ha tenido reflejo en su balance.

El dato del beneficio neto de 900 millones de euros es alguno de los datos dados a conocer por la aseguradora antes de la presentación oficial de sus resultados correspondientes al primer trimestre de 2011.

Los inversores europeos no han recibido demasiado bien los resultados presentados por la compañía y Allianz recorta hoy en el Eurostoxx 50 en el entorno de un 1,50%.