El gobierno alemán prosigue las negociaciones en busca de un inversor sólido que garantice la viabilidad de Opel, una vez desmembrada esa filial europea de la matriz estadounidense, General Motors (GM), y tras un periodo de transición en manos de una entidad fiduciaria. Seis horas después de abrirse la reunión entre la canciller Angela Merkel y varios de sus ministros con los potenciales inversores, un representante del gobierno de EEUU y de GM Europa, se mantenían en liza los tres inversores potenciales, el grupo italiano Fiat, el austríaco canadiense Magna y el estadounidense Rippelwood.