Alcoa  informó el jueves que suspenderá temporalmente las operaciones en dos fundiciones de aluminio en Italia, con la consiguiente eliminación de cerca de 2.000 empleos directos e indirectos, debido a que teme que las tarifas del suministro eléctrico futuro de las plantas no sean competitivas luego de una decisión de la Comisión Europea.  La compañía espera registrar en el cuarto trimestre un cargo antes de impuestos de entre300 millones y 500 millones de dólares relacionado con los recortes y las medidas de recuperación que probablemente tomará el Gobierno por la ayuda que ha otorgado a Alcoa. El cargo afectará el flujo de caja, indicó la compañía.