La Asociación Española de Accionistas Minoritarios (Aemec) indicó hoy que la compra de acciones del Banco Popular por parte del grupo mexicano Blueprime Limited tiene como finalidad "adquirir una posición de control" de la sociedad, y denunció el hecho de que la sociedad no tenga intención de desvelar su identidad hasta que no controle el 20%. El presidente de la asociación, Juan Ignacio Peinado, señaló que es "cantoso" que el grupo mexicano anuncie que sólo desvelará la identidad de sus partícipes una vez logre este objetivo, e instó a la CNMV a supervisar la actuación de la sociedad para determinar si se encuentra o no en los límites de la legalidad.
Asimismo, resaltó que los trámites que están llevando a cabo, como la creación de una sociedad o la compra individual de participaciones, no deberían llamar la atención de manera aislada, pero que, en su conjunto, "están incidiendo" mucho en el mercado, por lo que se deben vigilar. Asimismo, atisbó la posibilidad de que dicha sociedad esté realizando una operación similar a una OPA pero mediante "mecanismos marginales", y reclamó a la CNMV que proteja a los accionistas minoritarios y garantice la igualdad de oportunidades. A juicio de la asociación, el grupo mexicano quiere lograr un "control real" del Popular, aunque las adquisiciones se estén haciendo fuera del mercado mediante la compra de paquetes accionariales y destacó, en este sentido, que a no ser que "los Vals logren nuclear al resto de pequeños accionistas", con el 20% de las acciones Blueprime tendría controlado el Banco Popular, "el más rentable de todos los bancos", añadió. Podría negociar con Allianz El presidente de Aemec también señaló que "parece lógico pensar que el grupo intente hacerse con el bloque de acciones de Allianz", que en la actualidad controla el 9,56% del banco que preside Angel Ron, porque es un socio estratégico y podría aportarles unas plusvalías importantes. A su juicio, esta es una de las mejores opciones para el grupo mexicano porque Allianz se trata de un accionista que no está interesado en la administración y le restaría apoyos al núcleo principal de accionistas. No obstante, Blueprime podría también negociar con Dresdner Holding, que controla el 5,931%, y con Nicolás Osuna, con el 3,905%. Asimismo, Amorín, con el 7%, y Bhavnani, con el 4,99%, son otras de las opciones, aunque ambos empresarios han anunciado su intención de no vender. Asimismo, la sindicatura de accionistas controla el 14,469% del banco. Protección a los accionistas Asimismo, recordó que una toma de control lleva consigo el abono de una prima y que, en este caso, la sociedad está abonando a algún accionista del Banco Popular, como es el caso de Trinitario Casanova, un diferencial cercano al 45% respecto a la cotización de los títulos en la fecha del acuerdo. En este sentido, la asociación también recordó que la normativa de OPAs es la encargada de garantizar que esta prima de control se ofrezca por igual a todos los accionistas de la sociedad y señaló que Blueprime "podría está perjudicando" la garantía de igual trato que debe existir entre todos los accionistas. Según explicó, este hecho requiere una actuación "rápida y efectiva" por parte de los reguladores del mercado, y pidió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que garantice su protección de los accionistas minoritarios mediante una actuación lo más "celosa e inminente" posible. Por otro lado, Aemec señaló que aunque el anonimato es una de las características propias de los mercados de valores, en el seno de una operación de control societario la personalidad de quien está operando "sí que es trascendente", por lo que, a su juicio, el sometimiento a un nuevo grupo de control puede dar lugar a "legítimas posiciones de desinversión o inversión".