La banca llevó hoy a la bolsa española a caer un 2,96% hasta los 12.077,70 puntos, en línea con el resto de plazas europeas, afectadas por el mal comportamiento del grupo de banca y seguros belga-holandés
Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
Fortis que anunció que suprimirá su dividendo interino y que distribuirá el anual en acciones y no en metálico. A esta noticia se sumó la posibilidad de que bancos como Bank of America, UBS o Merrill Lynch vuelvan a anunciar depreciaciones de sus activos en el segundo trimestre y las informaciones de la prensa estadounidense que cifran en 6.500 los despidos que realizará Citigroup como respuesta a la crisis. Este último banco fue noticia en el día de hoy también por un mal informe emitido sobre él por el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs quien recomienda encarecidamente a los inversores que vendan sus acciones de Citi debido a que la firma –dice- se enfrenta a varios problemas, como rebajas en el valor contable de activos, mayores provisiones para cubrir pérdidas en préstamos y el potencial de nuevas recaudaciones de capital. En este escenario,
la banca doméstica española y los dos grandes bancos han sufrido importantes pérdidas. Así, al cierre, Popular cayó un 5,30%, Bankinter se dejó un 5,15%, BBVA cedió un 4,32%, Santander un 3,04% mientras que Banesto recortó un 3,88%. El resto de grandes del parqué operaron también con fuertes retrocesos; Telefónica cerró con una caída del 1,92%, Repsol se dejó un 2,22% mientras que Iberdrola cayó un 2,09%. Su filial de renovables fue el único valor del Ibex –junto con REE (0,02%) que nadó contracorriente al repuntar en la jornada de este jueves un importante 1,48% tras anunciar que prevé invertir 18.800 millones de euros en el periodo 2008-2012 para alcanzar un beneficio neto cercano a los 1.000 millones de euros a final de este periodo.