El objetivo del grupo constructor y de servicios ACS con una eventual venta de su participación en Unión Fenosa, donde controla el 45,3% del capital, sería reducir el endeudamiento de la compañía, según un informe de la consultora JPMorgan. El grupo constructor ACS ha reconocido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que estudia la venta de su participación en Unión Fenosa "con el fin de concentrar sus esfuerzos en consolidar su participación en Iberdrola", donde controla un 12,7% (un 5% en derivados).
Desde un punto de vista financiero, apunta el informe de JPMorgan, ACS se encuentra cada vez más presionado para poner en valor algunas de sus participaciones (Unión Fenosa, Iberdrola, Abertis o Hochtief) y reducir así su apalancamiento (relación entre la deuda y los fondos propios). De todas sus participaciones, añade el informe, Unión Fenosa sería la única que podría garantizar una venta con prima, ya que se trata de un porcentaje que da el control de la eléctrica. A 31 de marzo, el endeudamiento neto era de 18.175 millones de euros, la mitad con recurso a la compañía, lo que supone un apalancamiento del 82%. JPMorgan cuestiona que la salida de ACS de Unión Fenosa tenga un sentido estratégico y señala que vender esta participación para reducir "presión financiera" e invertir después en Iberdrola no sólo no mejoraría su situación , sino que la empeoraría porque no tendría acceso a los flujos de caja de esta última, mientras en la actualidad sí tiene acceso de los de Unión Fenosa. JPMorgan subraya asimismo que ACS no podría hacerse con el control de Iberdrola, aunque aumentase su participación hasta el 25 o el 30%, ya que sólo podría ejercer derechos de voto por el 10% del capital. A media sesión de hoy las acciones de Unión Fenosa se revalorizaban el 16,01%, hasta 13,55 euros, las de Iberdrodrola subían el 3,72% y valían 8,37 euros y las de ACS 31,11 euros, el 9,77% más.