Los analistas de Bankinter resaltan que las bolsas afrontan hoy una sesión de lateralidad, marcada por el día de Acción de Gracias en EE.UU., la jornada festiva en Japón y la caída de China esta madrugada marcarán un signo tímidamente bajista en la apertura.

Las únicas referencias relevantes en Europa son:

(i) Los indicadores PMI preliminares de noviembre, que confirmarán que el ciclo expansivo tiene continuidad en la Eurozona.

(ii) Las Actas del BCE correspondientes a la reunión del 26 de octubre, que ofrecerán más detalles acerca de la reducción del QE hasta 30.000 M€ desde enero 2018 y la mayoría con la que se adoptó dicha decisión.

No creemos que estos 2 factores vayan a tener una influencia determinante sobre el mercado, por lo que la atonía inicial se mantendrá durante toda la sesión. Los inversores se mantendrán a la espera de las primeras cifras de ventas en Acción de Gracias y el Black Friday en EE.UU., que no se publicarán hasta el viernes a mediodía en Europa.

En definitiva, jornada sin grandes catalizadores, en los que una tímida caída no impedirá celebrar Acción de Gracias por un año francamente positivo. En este contexto de indefinición, los bonos se mantendrán soportados y el euro podría sostener el nivel de 1,18$ si se mantiene la expectativa de que el SPD pueda negociar un gobierno de coalición en Alemania que evite unas nuevas elecciones.

Ayer:“Erraticidad en bolsas y apreciación del euro”

Las bolsas europeas retrocedieron ayer en una jornada de más a menos, carente de referencias relevantes una vez que la temporada de resultados ha llegado a su fin. El repunte de la confianza del consumidor en la UEM no fue suficiente para impulsar un mercado que ha terminado su fase de ajuste pero que tampoco encuentra catalizadores para un rally de fin de año que, en nuestra opinión, es poco probable.

La excepción positiva fue el Ibex-35, que recuperó terreno tras la caída del martes gracias al repunte de Endesa.

En el mercado de deuda, lo más relevante fue el aplanamiento de la curva de tipos en Europa, con la TIR del Bund respaldada en 0,35% y un leve estrechamiento del diferencial español. Por último, el petróleo rebotó levemente y el euro se apreció hasta 1,182$ después de que las Actas de la Fed mostraran dudas acerca de la política monetaria en el medio plazo debido a la incertidumbre acerca de la subida de la inflación.