El grupo financiero ABN Amro, actualmente en manos del Estado holandés, planea recortar 6.500 empleos dentro de un plan para reducir sus costes en un 20 por ciento en tres años, según ha advertido hoy el sindicato CNV. El Gobierno controla la entidad después de que el pasado mes de octubre nacionalizase el grupo Fortis, que había adquirido previamente parte de ABN Amro en una operación conjunta con el Santander y el Royal Bank of Scotland (RBS). El Ejecutivo holandés prevé fusionar las actividades bancarias de Fortis con las de ABN Amro, unos planes sobre los que el presidente del Consejo de Administración de ABN, el ex ministro de Finanzas Gerrit Zalm, tiene previsto informar hoy a la plantilla.