El banco holandés ABN-AMRO logró durante el ejercicio 2008 un beneficio neto de 3.600 millones de euros gracias a la adquisición de la entidad por el consorcio formado por el Santander, el Royal Bank of Scotland (RBS) y el belga-neerlandés Fortis, según un comunicado publicado hoy. ABN-AMRO especificó que la compra por parte del consorcio generó una ganancia de 16.500 millones de euros, la cual compensó el impacto negativo de la crisis económica a partir del último trimestre de 2008. La crisis financiera afectó especialmente a la división de mercados globales, que ha sido adquirida por el escocés RBS, precisó la nota.