Abertis cree que la fusión con Atlantia (antigua Austostrade) tal y como se diseñó el año pasado es irrepetible y no se puede hacer, porque las compañías ya no son las mismas. Sin embargo, la concesionaria española considera que la operación en Italia sigue abierta y no descarta encontrar nuevas fórmulas de colaboración. Abertis valora que el gobierno italiano haya decidido aclarar el marco regulador de la autorización de la trasferencia de concesiones de autopistas en Italia, marco que sirvió para bloquear la fusión con Atlantia.