Por si no fuera suficiente el caso Sayr-Pemex, Repsol tiene otro frente negativo abierto. Ahora ha recibido una petición de congresistas estadounidenses para que cancele sus planes de explotación en busca de petróleo en aguas cubanas.

Un grupo de 34 congresistas estadounidenses han pedido a Repsol que cancele sus planes de explorar en busca de petróleo en aguas de Cuba, advirtiendo a la compañía podría enfrentar riesgos comerciales y legales en Estados Unidos.

Repsol tenía previsto usar unas instalaciones de construcción china para explorar yacimientos petrolíferos este año en aguas profundas de Cuba en el golfo de México.

Ros-Lehtinen, presidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara, advirtió a Repsol en la carta que cualquier operación de excavación petrolera que lleve a cabo en Cuba podría brindar beneficios financieros directos a la dictadura de Castro. La asociación de la compañía con el régimen cubano podría además violar las leyes existentes de EEUU, así como legislación pendiente en el Congreso, dijo ella.