Tras la jornada de ayer en la que se registraron caídas, no está muy clara la tónica que se va a presentar en los mercados, aunque de momento la tendencia ha sido positiva. Así el Dow Jones sube un 0,56%, el S&P 500 se incrementa un 0,49% y el Nasdaq repunta un 0,74%.

La curva hacia un sentido u otro dependerá en gran medida de cómo vaya evolucionando el debate del techo de la deuda estadounidense y de los datos macroeconómicos que se presenten durante el día. Estos dos factores supondrían un impulso o un retroceso en Wall Street.

En este sentido, el parqué estadounidense ha reaccionado de manera favorable ante los datos macroeconómicos que se han presentado. Por el momento se ha conocido que las peticiones iniciales de desempleo han descendido hasta llegar al nivel más bajo en los últimos 6 años. Justo antes de que se produjera la recesión económica. Concretamente, se han producido 5.000 solicitudes menos que en la semana anterior, mientras que la media de las últimas 4 semanas también ha descendido en 7.000 peticiones. (Ver noticia)

Además, los contratos para la compra de viviendas usadas en Estados Unidos cayeron por tercer mes consecutivo en agosto. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios dijo que su índice de ventas pendientes de formalización, basado en contratos firmados el mes pasado, disminuyó 1,6% a 107,7.

En referencia al techo de la deuda, los Congresistas no se ponen de acuerdo. Ayer el secretario del tesoro, Jack Lew, puso sobre la mesa una fecha, el 17 de octubre. Ese día, el Estado se quedará sin dinero para pagar sus facturas si los congresistas son incapaces de llegar a un acuerdo para elevar el techo de deuda.

Aunque tradicionalmente el Congreso y el Senado de Estados Unidos se han caracterizado por llegar a acuerdos en el último minuto e in extremis, lo cierto es que esta vez parece que esta vez las posturas están muy enfrentadas. Mientras que la oposición pide que el gobierno retire la llamada “Obamacare” para llegar a un acuerdo, el gobierno asegura que no cederá. 

Sin embargo, el factor fundamental y diferenciador que puede suponer una importante variante en Wall Street es el de los datos macroeconómicos. Al margen del dato sobre el empleo, hoy también será un punto importante dentro de la agenda conocer el dato sobre el PIB.

Ayer también supimos que las ventas de nuevas viviendas subieron un 7,9% a un ritmo anualizado de 421.000 después de una tasa de 390.000 en el mes anterior. El dato ha sido inferior a lo que habían estimado los analistas, que consideraban que la tasa se encontraría en torno a 420.000 unidades. 

Además, se conocieron las solicitudes de hipotecas, que la semana pasada subieron un 5,5% con respecto a la anterior, según los datos de la Mortgage Bankers Asociation

Por otro lado, los pedidos de bienes duraderos subieron un 0,1% durante el mes de agosto, impulsado por el mayor aumento en los pedidos de vehículos desde febrero, según datos del Departamento de Comercio. (Ver noticia)

En este contexto, la rentabilidad del bono a 10 años cae y se sitúa en el 2,61%; el precio del oro baja y la onza se cotiza a 1.335 dólares.

El Brent cae a 108,9 dólares el barril, mientras que el EURUSD se deprecia y se encuentra en el nivel de 1,3528.