Ligeros ascensos en la apertura de Wall Street, con el rebote del petróleo que lleva al Brent a recuperar los 45 dólares, y al West Texas al filo de los 43, tras caer a su nivel más bajo desde noviembre de 2016. El euro, por su parte, cede posiciones y se cruza en los 1,11 dólares.

Remontada en el crudo que impulsa al alza a Wall Street, pendiente asimismo de los valores tecnológicos, con la reunión del presidente Donald Trump y los ejecutivos del sector, junto a otros directivos del venture capital, como foco de atención.

Con todo, desde IG recuerdan que la tendencia del petróleo es “bajista a corto y medio plazo”. Su jefe de ventas para Iberia, José Antonio Martín Quiroga, recuerda que “el mercado tiene asumida esta interpretación, castigando a las compañías petroleras y el sector energético en general. Y por otra parte ve complicado un repunte de la inflación, lo que frenaría la adopción de nuevas medidas de política monetaria por los bancos centrales, con el consiguiente perjuicio que esto implica para el sectorial bancario, que tendría muy complicado aumentar su rentabilidad en un entorno tan prolongado de bajos tipos de interés”.

Vea también: Paciencia hasta que la consolidación ofrezca oportunidad de compra

Si bien, este experto reconoce el ‘freno’ que está suponiendo el sector tecnológico, tras ser el lastre no hace tan poco, espoleado en esta ocasión por los buenos resultados de Oracle. En el plano empresarial, también son noticias las biotecnológicas, ante la expectativa de que la Administración Trump aligere la regulación de los productos farmacéuticos.

Pendientes también de la banca pues se espera que la Reserva Federal (Fed) de a conocer los resultados de los últimos tests de estrés realizados como parte de la Ley Dodd-Frank.

Vea también: "Todo está parado y la razón está en la creciente oferta monetaria de los bancos centrales. El inversor piensa que el QE es eterno”

En este contexto, desde el Departamento de Análisis de Bankinter hablan de “saldo será positivo, pero insuficiente para que los mercados registren subidas importantes. El mensaje oficial de la Fed no ha variado significativamente, las perspectivas de inflación se ajustan a la baja a nivel global, los futuros sobre el precio del petróleo no anticipan presiones inflacionistas y el mercado de bonos descuenta un proceso de normalización monetaria muy gradual”.

Así, reconoce que “las Bolsas tienen dudas, los bonos están soportados (a pesar de sus bajas rentabilidades) y continúa la rotación sectorial desde valores cíclicos hacia más defensivos, que es lo que estamos recomendando”.

Vea también: Renta variable focalizado en empresas petroleras