Los futuros de los principales índices de la Bolsa de Nueva York registran descensos en la que será la tercera jornada de cierre parcial del Gobierno Federal estadounidense al no alcanzarse un acuerdo en torno a los presupuestos.

Los futuros del Dow Jones bajan hoy un 0,19%, los del S&P 500, un 0,04% y los del Nasdaq, un 0,03%,  después de que Wall Street cerrase la sesión del viernes con ganancias, ignorando el cierre parcial del Gobierno federal.

El fracaso de la medida implica que en EEUU quedan suspendidos los servicios no esenciales hasta que se llegue a un acuerdo de financiamiento federal. Los analistas de Renta 4 subrayan que se espera una nueva votación pero algunas informaciones apuntan a que esto se podría dilatar hasta el 9 de febrero. “En principio esperamos que se alcance un acuerdo, pero el Treasury a 10 años se sitúa ya en niveles de 2,65%, máximos desde julio de 2014”, apuntan.

Como en Europa, en EEUU la jornada carecerá de referencias macroeconómicas de relevancia. A lo largo de la semana, sin embargo, sí que se conocerán indicadores de calado, como el PIB del cuarto trimestre, con la previsión de una ligera ralentización (hasta el 2,9% desde el 3,2% anterior, así como el deflactor del consumo privado, el índice de precios PIB y el consumo personal. También pendientes de los PMIs preliminares de enero, con estabilidad esperada frente a diciembre, en niveles récord.

En el plano micro, en las próximas jornadas publicarán sus resultados empresariales: Halliburton y Netflix (lunes), Johnson & Johnson, P&G, Verizon y Texas Instruments (martes) General Electric y Ford (miércoles), Paypal, Caterpillar, Intel y Starbucks (jueves), y Colgate y 3M (viernes).

Dentro del S&P 500, ya han publicado sus cuentas 53 compañías, con un incremento medio del beneficio por acción del 11,25%, por encima del 11% esperado por el mercado. De ellas, el 77,4% ha batido las expectativas; el 11,5% se ha mantenido en línea, y el 11,3%, han decepcionado.

El viernes, publicaron sus cuentas IBM y General Electric.

La compañía tecnológica publicó sus resultados nominalmente por encima de expectativas el viernes, pero han sido criticados en su frente cualitativo porque están apoyados en un Impuesto Sobre Sociedades inusualmente bajo (6%), sin el cual el beneficio por acción habría sido 0,30 dólares inferior. Además, los nuevos contratos de servicios retroceden un 10%; la cartera de pedidos, un 3%, y el margen de la actividad de prestación de servicios se contrae 400 puntos básicos.

General Electric informó de que tendrá que asumir una carga de 6.200 millones de dólares en sus beneficios del último trimestre, tras una revisión completa de la cartera de seguros de su brazo financiero GE Capital. “Aunque ya se esperaba un importe elevado, al ser tan elevado introduce la incertidumbre sobre si habrá más costes extraordinarios en otras divisiones de negocio que aún no hayan sido reconocidos” explican desde Bankinter.

El viernes, ambas compañías cerraron la sesión con grandes descensos. En concreto del 4% y del 3%, respectivamente.