Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran subidas en la apertura. Entre los avances destacan los de las tecnológicas, beneficiadas por la subida de Facebook después de que la red social haya presentado sus resultados. Así, en una nueva jornada en la que la atención se centra en las cuentas empresariales, el Dow Jones sube un 0,37%, el S&P 500, un 0,49% y el Nasdaq, un 1,09%.

Apertura al alza en Wall Street tras el cierre con tono mixto de la jornada de ayer, de nuevo marcada por los ascensos en el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años.

Hoy de nuevo se vivirá una jornada en la que numerosas compañías presentarán sus resultados, entre las que destacan Time Warner, Pepsi, General Motors, Intel Amazon. Microsoft o Starbucks.

Ante una nueva oleada de cuentas empresariales, el Dow Jones sube un 0,37%, el S&P 500, un 0,49% y el Nasdaq, un 1,09%.

Con el índice industrial en los 24.154,78 puntos, la mayor subida es la de Visa, que avanza un 3,18%, seguido de Intel y de Microsoft que repuntan un 1,50% y un 1,29%, respectivamente.

El mayor descenso, por el contrario es el de Verizon, que cede un 0,98%, por delante de Caterpillar, que retrocede un 0,40%, y de Coca-Cola, que se deja un 0,26%.

Sobre la presentación de resultados, los analistas de Link Securities consideran que “hasta el momento, y es algo que puede cambiar, la reacción de los inversores a la publicación de resultados dista de ser la esperada”. Estos expertos subrayan que las empresas del S&P 500 que han batido expectativas no están recibiendo “el premio esperado”, más bien están siendo castigadas por los inversores; mientras que las que no alcanzan lo estimado por el consenso están siendo “masacradas”. Así, esperan que “esta tendencia pueda cambiar en algún momento, ya que todavía queda mucha temporada de resultados por delante”.

Tras el cierre de la sesión de ayer presentó sus cuentas Facebook. Los resultados de la red social superaron las expectativas del mercado, tras obtener un beneficio neto de 4.990 millones de euros, lo que supone un incremento del 63%. Los ingresos aumentaron un 49%, hasta los 11.795 millones.

El número de usuarios activos diarios ascendió a 1.450 millones y los usuarios activos tanto diarios como mensuales repuntaron también en EE.UU. y Canadá, tras haber descendido en el cuarto trimestre y a pesar del escándalo del uso fraudulento de los datos por par parte de Cambridge Analytica que se dio a conocer a mediados de marzo. Por otro lado, el 91% de los ingresos por publicidad se genera en dispositivos móviles frente a 85% en del primer trimestre del año anterior, por lo que Facebook fortalece su posición frente a Google en este mercado publicitario.

Tras presentar sus cuentas, en la apertura de la sesión, Facebook sube un 8,98%.

En el apartado macroeconómico, hoy se ha conocido que el número de estadounidenses que solicitaron por primera vez la ayuda estatal por desempleo cayó a su nivel más bajo en más de 48 años, lo que sugiere que la desaceleración en la creación de empleo en marzo probablemente fue temporal.

En concreto, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo las peticiones semanales de ayudas por desempleo bajaron en 24.000 a una cifra desestacionalizada de 209.000 en la semana que terminó el 21 de abril, su menor nivel desde diciembre de 1969.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters habían estimado una caída hasta las 230.000 solicitudes.

El Departamento de Comercio también ha publicado las cifras de pedidos de bienes duraderos correspondientes al mes de marzo. En tasa general registraron un incremento del 2,6% en comparación mensual.

Asimismo, se ha conocido que los inventarios mayoristas crecieron un 0,5% en febrero, en tanto que los inventarios minoristas retrocedieron un 0,4%.

En el arranque de la sesión en Wall Street el euro repunta frente al dólar y se intercambia a 1,220 dólares, tras la decisión el BCE de dejar sin cambios sus tipos, además de no modificar sus políticas de compra de deuda.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en el Viejo Continente sube un 1,38%, hasta los 74,82 dólares por barril, al tiempo que el West Texas estadounidense avanza un 0,54%, hasta los 68,39 dólares por barril.