Se cumple justo una semana de que los mercados pusieran el pie en el tercer trimestre. Y no parece que lo que está de camino sea especialmente sencillo. Pasada la euforia que despertó la elección de Donald Trump en Estados Unidos y la esperanza de que sus medidas trajesen un mayor crecimiento, los inversores vuelven a centrarse en los fundamentales de la economía y las empresas. Y hay incertidumbres en el camino.

La geopolítica se ha vuelto a colocar en el centro del tablero del juego de las bolsas, aunque hay más preocupaciones, como la temporada de resultados del segundo trimestre.  Es un momento propicio para que los inversores ajusten las carteras, sobre todo por las fuertes revalorizaciones que han conseguido las bolsas desde el uno de enero, con lo que es un tiempo idóneo para poner en marcha la rotación de valores en los portfolios.

Jefferies acaba de publicar un informe con ideas de compra entre compañías de gran capitalización estadounidenses:

Abbot Laboratories:  explican estos expertos que las acciones de la compañía farmacéutica tienen mucho potencial de subidas, pero apuntan que lo han hecho peor que el sector.

A los analistas les gusta que la compañía reciba ingresos de cinco divisiones de negocio diferentes. Además, aprecian que su rentabilidad por dividendo sea superior a la del mercado, del 2,7%. En la firma le dan un precio objetivo de 58 dólares por acción, lo que le da un potencial de casi un 20%.

Boeing: la compañía aeroespacial americana es una de las empresas beneficiadas en bolsa tras la victoria de Donald Trump ante las perspectivas de un mayor gasto en defensa de la nueva administración.  Solo en el primer trimestre sus beneficios han crecido casi un 20% y, además, la empresa elevó sus beneficios.

La rentabilidad por dividendo de la compañía es también superior a la del mercado, del 2,86%. En la firma le dan un precio objetivo superior a la media del mercado, de 200 dólares. Eso sí, este nivel está muy cerca de la cotización actual de la empresa.

Cisco:  Esta sería la apuesta dirigida a aquellos inversores que buscan exposición al sector tecnológico.

Al igual que a los analistas de Jefferies, a otros analistas de Wall Street les gusta el balance saneado de la compañía y sus márgenes brutos, que superan el 65%.  Además, si finalmente se produjese, Cisco sería una de las empresas beneficiadas por la posible medida de bonificación fiscal a las empresas que repatriasen sus beneficios de las filiales de fuera de Estados Unidos.

La rentabilidad por dividendo de la compañía es del 3,7%. En Jefferies le otorgan un precio objetivo de 37 dólares por acción, en línea con el consenso de analistas que siguen el valor, lo que le dejaría un recorrido de algo más de un 8% desde su cotización actual.

Medtronic: el fabricante de tecnología médica también forma parte de esta lista de Jefferies.  El consenso espera crecimientos de ventas anuales de un 5% en los próximos ejercicios, algo que gusta a los analistas.

La rentabilidad por dividendo de la compañía es algo superior al 2,1%. Los analistas de la firma han elevado el precio objetivo de la cotizada hasta 103 dólares por acción, por encima del consenso. En estos niveles en Jefferies le da un recorrido de apenas un 3%.

Comparables Abbot