La Asociación de Banqueros Hipotecarios (MBA) aseguró que su índice desestacionalizado de actividad de solicitudes hipotecarias, que incluye tanto la refinanciación y la demanda de compra de vivienda, descendió un 1,8% en la semana que concluyó el pasado 8 de noviembre. (Ver comunicado)

El índice cayó a una tasa revisada del 2,8% en la semana anterior, frente al 7% que había sido el dato inicial. Estas cifras tienen como principal respuesta la incertidumbre sobre si la Reserva Federal estadounidense empiece a retirar su programa de estímulos a la economía.

Hasta el momento, la FED está comprando 85.000 millones de dólares al mes en bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas. Así, los recientes comentarios de que podría desarrollarse el tapering antes de lo previsto elevaron la preocupación de la población y fue el factor principal de esta reducción de solicitudes hipotecarias, según apuntan los analistas.

Por otro lado, el índice de refinanciamiento bajó un 2,3 % en la última semana y fue revisado desde una caída del 3,9% en la semana del 1 de noviembre desde el dato del informe anterior del 7,9%.

Desciende el déficit en Estados Unidos

El déficit presupuestario de EE.UU. se redujo más de lo esperado en octubre, con la ayuda de una mejora de la economía y un impulso de la austeridad que ha reducido el gasto y aumentado los impuestos, según datos divulgados el miércoles por el gobierno estadounidense.

Estos datos resultan el último muestrario sobre la mesa de la mejora que está sufriendo la economía estadounidense desde hace unas fechas, respaldados por otros índices que también han indicado este progreso de una forma genérica. Este hecho podría reducir la presión sobre los legisladores para disminuir la carga de la deuda hinchada del país. Desde hace varios meses el debate sobre el techo de deuda ha estado en el escenario público y estos resultados podrían ayudar a demócratas y republicanos a llegar a un punto común.

El gobierno federal gastó 92.000 millones de dólares el pasado mes más de lo que recibió, es decir, 70 centavos por cada dólar empleado. El consenso de analistas esperaba que el gobierno presentase unos datos que estuvieran en torno a los 104.000 millones de dólares en negativo, en comparación con los 120.000 millones de dólares del pasado mes de octubre.