Las cosas no están claras en los mercados y menos con todas las incertidumbres que se ciernen por delante de unos mercados que a pesar de todo no creen en las caídas, aunque llegarán.

La publicación de resultados empresariales y el flujo de noticias desde la geopolítica es lo único que parece hacer dudar a unos inversores que siguen creyendo en que las subidas pueden mantenerse. Pero la corrección puede llegar y puede hacerlo en cualquier momento y bajo cualquier catalizador.

Por eso hace meses que los inversores siguen apostando por mantener la cautela y por la selección de compañías una a una. Las altas valoraciones en las que se han situado las bolsas hacen más complicada aún la tarea de la selección.

En esta nota presentamos cuatro valores de alta capitalización que forman parte de la lista de valores estadounidenses favoritos de Bofa Merrill Lynch en Estados Unidos, es decir, las compañías que ellos definen como ideas de compra por convicción. Se trata de cuatro empresas que además de tener negocios sólidos también pagan dividendo, lo que de base ya supone un cierto colchón que puede parar una parte de la caída en esa hipotética –y esperemos que lejana- corrección.

AT&T:  la compañía de telecomunicaciones ha logrado recuperar parte de lo que cayó hasta noviembre del año pasado. En estos momentos es el mayor proveedor de televisión de pago con clientes en Estados Unidos y 11 países de Latinoamérica. Su red de 4G en Estados Unidos es una de las más fuertes del país.

Cotiza a 14,4 veces beneficios estimados y sigue manteniendo una fuerte expansión de su base de clientes gracias a los servicios que va añadiendo cada cierto tiempo. Los resultados del cuarto trimestre estuvieron en línea con las estimaciones de los analistas.

En estos momentos, la empresa paga una rentabilidad por dividendo del 4,87% y el precio objetivo que le marcan estos analistas le darían un potencial de un 15% desdelos niveles actuales.

Delta Air Lines: la aerolínea viaja a más de 60 países en todo el mundo y da servicio a más de 330 millones de pasajeros al año.

En bolsa el año pasado lo hizo peor que el mercado el año pasado, aunque los expertos afirman que si las reservas de viajes así como la economía continúan mejorando este año, será  -dicen- una de las empresas del sector en Estados Unidos que más se van a beneficiar.  De hecho, sus resultados han superado las estimaciones del consenso.

Los inversores de la compañía reciben una rentabilidad por dividendo del 1,76%. Si sus acciones alcanzaran el precio objetivo que les marcan estos analistas tendría un potencial cercano al 40% desde los niveles actuales.

Hess: En lo que va de año esta compañía relacionada con el sector de la energía se deja más de un 30%. En Wall Street se especula con la posibilidad de que pueda convertirse en el objetivo de alguna operación corporativa.

En la actualidad su rentabilidad por dividendo es del 2,13%. En la firma le han dado un precio objetivo de 80 dólares por acción, lo que le permitiría un potencial de revalorización del 70%.

Newell Brands: Explican en la entidad que esta compañía de consumo ha experimentado fuertes caídas de más de un 15% en bolsa desde el pasado verano que podían haber marcado un buen punto de entrada en el valor.  Es el fabricante de marcas como Parker o Paper mate. 

En Wall Street ven potencial de revalorización gracias a un posible programa de ajuste de costes, sinergias y adquisiciones.

En estos momentos la empresa tiene una rentabilidad por dividendo del 1,62%.  En la firma le dan un potencial de un 17%, que es lo que sus títulos tendrían que subir para alcanzar el precio objetivo que le dan, de 55 dólares por acción.

AT&T y comparables