Los chips genéricos son un componente común en el mercado y todas las empresas utilizan los mismos. Pero en medio de la crisis de semiconductores por la pandemia del coronavirus, los grandes jugadores como Tesla o Apple aspiran al desarrollo y personalización de chips a medida. Que no es lo mismo que la manufactura según indican desde CNBC.

Debido a esto firmas como las mencionadas además de Amazon, Facebook y Baidu buscan evitar las firmas clásicas del sector y llevar algunos aspectos de desarrollo de forma interna para diferenciarse del resto.

“Cada vez más, estas empresas quieren chips hechos a medida que se ajusten a los requisitos específicos de sus aplicaciones en lugar de usar los mismos chips genéricos que sus competidores”, dijo Syed Alam, líder mundial de semiconductores de Accenture.

Russ Shaw, exdirector no ejecutivo de Dialog Semiconductor, con sede en el Reino Unido, dijo que los chips diseñados a medida pueden funcionar mejor y resultar más económicos.

“Estos chips diseñados específicamente pueden ayudar a reducir el consumo de energía de los dispositivos y productos de la empresa de tecnología específica, ya sea que se relacione con teléfonos inteligentes o servicios en la nube”, dijo Shaw.

Glenn O'Donnell, director de investigación de la firma de analistas Forrester, delcaró también que "la pandemia arrojó un gran revés en estas cadenas de suministro, lo que aceleró los esfuerzos para hacer sus propios chips. Muchos ya se sentían limitados en su ritmo de innovación al estar encerrados en los plazos de los fabricantes de chips".

Pero no solo es depender de los fabricantes de chips

La inteligencia artificial o IA es otra de las excusas por  la que los grandes players buscan involucrarse en el desarrollo de chips con identidad propia.

Tesla anunció que está construyendo un chip "Dojo" para entrenar redes de inteligencia artificial en centros de datos. El fabricante de automóviles en 2019 comenzó a producir automóviles con sus chips de inteligencia artificial personalizados que ayudan al software a bordo a tomar decisiones en respuesta a lo que sucede en la carretera.

Baidu lanzó el mes pasado un chip de inteligencia artificial que está diseñado para ayudar a los dispositivos a procesar grandes cantidades de datos y aumentar la potencia informática. La firma asiática dijo que el chip "Kunlun 2" se puede utilizar en áreas como la conducción autónoma y que ha entrado en producción en masa.

Proyectos de semiconductores de alto secreto

Aunque pareciera que los temas relacionados a los semiconductores es algo nuevo, lo cierto es que ya se viene trabajando hace tiempo en la producción propia por parte de las grandes empresas tecnológicas.

Google se está acercando cada vez más a implementar sus propias unidades centrales de procesamiento, o CPU, para sus computadoras portátiles Chromebook. El gigante de las búsquedas planea usar sus CPU en Chromebooks y tabletas que se ejecutan en el sistema operativo Chrome de la compañía a partir de 2023, según un informe de Nikkei Asia el 1 de septiembre.

Amazon, que opera el servicio en la nube más grande del mundo, está desarrollando su propio chip de red para alimentar conmutadores de hardware que mueven datos por las redes. Si funciona, reduciría la dependencia de Broadcom. La firma, que ya diseña otros chips, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de CNBC.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

El científico jefe de inteligencia artificial de Facebook le dijo a Bloomberg en 2019 que la compañía está trabajando en una nueva clase de semiconductores que funcionaría "de manera muy diferente" a la mayoría de los diseños existentes.

Pero no se trata de fabricarlos

Como decíamos al principio, no se trata de la fabricación de chips propios sino que se trata del diseño y rendimientos de los mismos.

Establecer una fábrica de chips avanzada, o fundición, como la de TSMC en Taiwán, cuesta alrededor de 10 mil millones de dólares y lleva varios años.

"Incluso Google y Apple se muestran reticentes a crearlos", dijo O'Donnell. "Irán a TSMC o incluso a Intel para construir sus chips".

O'Donnell dijo que hay una escasez de personas en Silicon Valley con las habilidades necesarias para diseñar procesadores de alta gama. “Silicon Valley puso tanto énfasis en el software durante las últimas décadas que la ingeniería de hardware se consideró un poco anacrónica”, dijo.

“Se volvió 'poco elegante' hacer hardware”, dijo O'Donnell. “A pesar de su nombre, Silicon Valley ahora emplea relativamente pocos ingenieros de silicio reales”.