Aburrimiento a rebosar en estos momentos en la sesión europea, donde tenemos un ligero movimiento bajista que no llega al -0,3% en las plazas más importantes.
 
El motivo principal de esta falta de motivación viene por la espera al importantísimo dato de creación de empleo de Estados Unidos que conoceremos a las 14:30, hora española. Hay muchísima expectación con ese dato, primero porque corresponde a la primera tanda de datos del segundo trimestre y todo el mundo está como loco intentando ver si hay motivos para pensar que la debilidad que vimos en el primer trimestre puede ser mitigada, ya que de esta manera la Reserva Federal podría mantener su intención de seguir pensando en subidas paulatinas de tipos de interés.
 
Precisamente, algo que ha sido ducho por muchos países y organizaciones económicas, vuelve otra vez a la palestra, que son los mensajes confusos desde dentro de la Reserva Federal. Hemos conocido dos opiniones completamente contrarias y eso es lo que más disgusta porque aumenta la incertidumbre de manera casi innecesaria. Por un lado, Bullard ayer en una entrevista dijo que los datos de crecimiento débil del primer trimestre le hicieron cambiar de opinión sobre la necesidad de una subida de tipos de interés en la última reunión, y de momento no sabía qué pensar acerca del camino que debían tomar los tipos de interés, además hablando sobre la posibilidad de una nueva recesión con unos tipos de interés sin que puedan alcanzar una altura demasiado notable, por lo que las armas que tenía la Reserva Federal para poder crear un colchón que amortigüe esa nueva recesión, serían de menor calibre que las que se tuvo en la última, lo que abre la puerta a una situación más complicada en el largo plazo de lo que podemos estar descontando en estos momentos.
 
Como vemos, Bullard no lo tiene claro y hablar ligeramente de problemas en el futuro, sea cuando sea que tengan lugar… pero es que también habló el presidente de la Reserva Federal de Dallas, y dijo que todavía veía espacio para dos o tres subidas de tipos de interés este año y piensa que la siguiente tendrá lugar entre junio y julio, eso sí, asumiendo que los datos macro de Estados Unidos van a mejorar y a conseguir eclipsar los del primer trimestre, así que todos los datos que vamos a tener a partir de ahora van a ser muy importantes. Recordemos que el sector servicios de Estados Unidos ha mejorado, intentando compensar el deterioro del sector de manufacturas.
 
Por lo demás, algunos resultados empresariales que no han gustado como por ejemplo los de Arcelor Mittal, que hace que sea la peor del Ibex 35 con un descenso superior al 4% y que ejercen una mala influencia sobre el súper sector de recursos básicos que es el peor del día con un descenso de -1,65%. Aquí hay que decir que China ha tenido un muy mal día porque el sector de materias primas sigue sufriendo los fuertes descensos de los precios de algunos minerales como consecuencia del encarecimiento de las transacciones en la bolsa de materias primas de China para intentar mantener bajo control los márgenes de las acereras del país.
 
El súper sector de petroleras también es uno de los peores con un descenso de -1,29% porque prácticamente nadie está haciendo caso a motivos por aquí o por allá de movimiento, y sí se ven muchas recogidas de beneficios de micro movimientos de días pasados, preparándose para el dato de empleo.
 
Prácticamente todos los súper sectores de Europa están en negativo con una bajada media de -0,6%, salvo el de Utilities que sube muy poco,+0,06%.
 
El mercado de divisas volvió a mostrar algo de debilidad en el dólar norteamericano, como giro de la tendencia de fortaleza que tuvimos en las últimas dos sesiones, manteniendo el movimiento esperado de cara al dato de hoy.