Situación técnica, soportes y resistencias, de FCC en un análisis realizado por  Gisela Turazzini, cofundadora de BlackBird.  
 
La clara mejora que estamos observando en la economía real es significativa sin embargo todavía hay dudas sobre la recuperación. El fracaso de las políticas monetarias expansivas se refleja en los QE y nos queda por saber qué sucederá finalmente con Estados Unidos puesto que los datos están estabilizados. Sin embargo, el gran fracaso de la economía americana radica en el mercado laboral.

Este suceso es peligroso puesto que si observamos una caída en el mercado podríamos tener problemas en la economía americana. Hay que estar atentos a los precios de los activos puesto que la bolsa americana tiene un riesgo enorme. 

FCC ha tratado de salvar el patrimonio en la medida de los posible pero ha tenido que hacer una ampliación de capital en la parte baja de lo requerido, que tendrá una dilución menor para el accionista pero además podría no ser definitiva. La deuda sobre Ebitda pasa de 6.7 veces  a 5.4 veces, lo que hace más manejable a la compañía. En 2010 este ratio era de más de 9 veces. 

La ampliación podría ser a un precio total de 10 eruos. Y la entrada de Soros o Slim supondría un cambio en la compañía. El saneamiento post ampliación podría dejar la capitalización en torno a los 3.000 millones de euros, un ratio sobre Ebitda de 3.3 veces, lo que le daría un potencial de revalorización interesante.  Centrándonos en el plano técnico, la compañía cotiza en tendencia bajista y está en una zona de pull back o de lo que hoy en día es una vuelta a la zona de antiguo soporte. Las bondades de la cotización se moverán al calor de los rumores sobre si un gran inversor decide formar parte del accionariado. Mientras no veamos la cotización por encima de los 17 euros, el sesgo bajista continúa. 

En el plano operativo, pensaremos que el precio corrige en forma de bander en pull back y que la pérdida de los 14 euros no daría la posibilidad de posiciones cortas con objetivo en los 10 euros con stop en los 16 euros, ajustando la posición al riesgo unitario, en 1.75 euros por acción.