BBVA y Santander han separado sus caminos y, por el momento, no parece que vayan a juntarlo de nuevo. Bien por una estrategia empresarial que no ha terminado de dar los frutos que se esperaba o porque los precios han conseguido robustecerse para dar más confianza, lo cierto es que la entidad que preside Francisco González ha conseguido dejar de