Existe una literatura muy amplia sobre el resultado de las inversiones realizadas tanto por los profesionales como por los particulares. Los resultados son asombrosos y vamos con algunos de ellos.

S&P Dow Jones Indices sacan un informe muy detallado que compara los resultados obtenidos por los gestores profesionales activos con respecto a los índices: la típica comparación gestión activa vs pasiva. Vaya por delante que el informe se publica con relativa frecuencia aunque no de forma periódica, entiendo que lo harán cuando más les interese pues se dedican a construir índices para la gestión pasiva.

Standard & Poors Index vs Active (SPIVA 2015), porcentaje de gestores que no superan a sus índices de referencia a 1,3,5 y 10 años

Bien, el citado informe a grandes rasgos (no quiero entrar a realizar matices) nos dice que los profesionales de la inversión, los gestores de fondos de inversión, no son capaces de superar a sus índices. Los números son abrumadores y solo 1 de cada 5 gestores es capaz de superar a 5 ó 10 años a su índice de referencia.

La evidencia citada, aunque ya digo que tiene matices, es un fuerte argumento de venta para la venta de productos de gestión pasiva: los Fondos indexados y los Exchange Trading Products. Con estas cifras, está claro, el inversor minorista se la lanza a utilizar los productos de gestión pasiva.

Rentabilidad de los ETFs a 5 años, de los inversores a 5 años y diferencial entre ambos (en rojo)

Ahora es cuando saco un nuevo estudio, cuadro superior, con unos resultados también asombrosos. Los inversores que utilizan los fondos de gestión pasiva lo hacen mal. Un estudio realizado sobre los fondos de Vanguard y que corrobora la afirmación de su fundador Jack Bogle apuntando a que los inversores utilizan mal sus productos, cometiendo errores a corto y largo plazo que provoca una merma clara en sus resultados. El peor comportamiento relativo es amplio, en todas las categorías, y se dispara en aquellas donde las volatilidades han sido más amplias (emergentes y financieros) y los inversores tienen que tener una mayor capacidad para controlar sus nervios.

 

 

Los resultados no mejoran cuando se trata de la compra directa. Los investigadores Barber & Odean han realizado análisis sobre miles de movimientos realizados en los mercados de acciones en miles de cuentas abiertas en brokers y durante largos periodos de tiempo.  La conclusión es que los operadores también lo hacen peor que los índices, siendo los resultados peores cuánto más frecuente es la operativa.

Lo peor sin duda viene cuando los inversores particulares utilizan unos duros para “jugar a la bolsa”, es decir, cuando abren una pequeña cuenta en un bróker y se apalancan “a lo bestia”. Solo tienen que consultar y buscar las advertencias del uso de determinados productos que están emitiendo las diferentes autoridades españolas y europeas (EBA, ESMA y CNMV). Pero no simplifiquen y se queden con que esto solo les ocurre a los inversores menos avezados, recuerden lo que le ocurrió al LTCM en 1999, el famoso fondo gestionado por premios nobeles y gestores que acumulaban entre todos ellos siglos de experiencia.

Evolución del valor liquidativo del LTCM, el Dow Jones Industriales y los bonos de EEUU

Los malos resultados, en media, afectan tanto a particulares como a profesionales pudiendo llegar a ser desastrosos si se compran todas las papeletas y se acumulan las decisiones erróneas. El apalancamiento sin control, la operativa excesiva, el mal uso de los productos de inversión y el exceso de confianza son algunos de los errores que pueden desprenderse de lo escrito hasta el momento, aunque la lista es innumerable: confusión entre valor y precio, mala interpretación de los indicadores, ausencia de control emocional…

Para controlar todos estos aspectos y construir un buen plan de trading adapatado al perfil de cada inversor, lanzamos nuestro próximo Programa de Inversión y Trading para el Particular, un programa 100% práctico pensado para que sea útil desde el primer día que permitirá tomar decisiones racionales para cumplir los objetivos económicos y vitales de cada inversor.

  Rentabilidad anualizada durante el periodo 1995 – 2014 en diferentes categorías de activos y rentabilidad media del inversor (fuente: BlackRock)

La buena noticia es que estamos hablando de la media de los inversores y que, con el trabajo adecuado, los resultados pueden mejorar notablemente. El objetivo del programa que les planteamos es claro: aprender a tomar decisiones de inversión correctas y ajustadas a su perfil. Usted aprenderá un método estructurado de toma de decisiones que se adapte a sus circunstancias y a un entorno cambiante. Sabrá protegerse en las fases más duras del ciclo económico y aprenderá a sacar partido en las expansiones. De esta manera, los objetivos serán más alcanzables y los riesgos estarán más controlados. 

Puede informarse del programa y sus ofertas ampliamente aquí o contactando con estrategias de inversión en formacion@estrategiasdeinversion.com