El deterioro técnico llevado a cabo desde los máximos anuales sigue su extensión en tiempo y forma, siendo los 3,23 el nivel protagonista a muy corto plazo que debe decidir si el precio dibuja un pullback que derive en la actualización de nuevos objetivos bajistas.

Tubacex registra un leve rebote al alza que alcanza la ahora resistencia de los 3,23, cota que hasta hace muy pocas sesiones se comportaba como soporte y cuya perforación venía respaldada por un repunte en el volumen de contratación y una estructura contundentemente bajista desde los actuales máximos anuales de los 3,935. En este sentido, el giro alcista al más estricto corto plazo no modifica el sesgo bajista y lo podríamos catalogar como un movimiento pullback, condicionado a que el precio se vea capaz de resolver al alza la acumulación de resistencias clave de medio plazo a las que debe hacer frente en estos momentos. La confirmación del movimiento pullback a resistencias lo tendremos si el precio perfora de nuevo el mínimo de los 3,095 que le llevaría a la zona de los 3,005 como objetivo más cercano y hasta los 2,805 como objetivo a corto y medio plazo.

Tubacex en gráfico diario con MACD (ventana central) y volumen de contratación (ventana inferior)