Los retrocesos de Sacyr en las últimas semanas permiten la normalización de sobrecompra acumulada sin que su estructura creciente se haya visto alterada. En este sentido, y con el respaldo de unas puntuaciones sobresalientes, las caídas son oportunidad de buscar largos una vez finalice el proceso correctivo de corto plazo.

Adolfo Domínguez registra un contundente giro al alza al corto plazo a partir de los mínimos significativos de los 3,67 que sienta las bases para que la curva de precios se dispare al más estricto corto plazo, movimiento que permite superar resistencias clave como la directriz bajista que parte desde los 6,37 y el nivel de los 4,83.

En este sentido, el volumen de contratación respalda el movimiento y el oscilador MACD activa señales de compra al superar su zona neutral. Con una medias móviles simples cruzadas al alza el activo bajo estudio vuelve a dar prioridad a las compras para poner rumbo a sus próximas resistencias situadas en los 5,30 y los 5,85. Por debajo, la perforación de los 4,18 desactivaría el potencial alcista citado.

Adolfo Domínguez en gráfico diario con MACD (ventana central) y volumen de contratación (ventana inferior)