IAG ha reducido un 45% su capitalización en tan solo seis meses. La compañía aérea fruto de la fusión entre Iberia y British Airways ha sido una de las primeras víctimas en bolsa de la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea.
 
Las acciones de IAG sufrieron en solo dos días un hachazo de más de un 40% en los mercados. No hay que olvidar, que el mismo día en el que se conoció la noticia, la propia compañía emitió una alerta de beneficios (un profit warning) en el que avisaba que sus cuentas sufrirían consecuencias por esa decisión. En concreto, para este año ya no esperan una mejora en su cuenta de resultados. Eso sí, confían en la sostenibilidad de su negocio en el largo plazo.

Entre otras cosas, los analistas esperan que una vez que se elimine la libertad de movimiento se reducirá el número de extranjeros que residen en el Reino Unido, así como los visitantes de estos y que eso podría pasar factura a sus resultados.

Por otro lado se espera un aumento de los costes por combustible y gastos de personal en los próximos años, lo que tampoco es positivo para la aerolínea.
En este entorno, los expertos de Oddo Securities han empeorado su recomendación para la compañía, a pesar del fuerte recorte en el precio de sus acciones. Desde hoy han dejado de apostar comprar las acciones de la compañía y ahora solo optan por mantenerlas en cartera.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión otorgan a la compañía dos puntos en una escala que va del 0 al 10 y que la sitúan en plena fase bajista con solo dos métricas en positivo, el volumen a medio y largo plazo.
iag

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
IAG, primera víctima del varapalo británico